El Blog de Sonia García

Psicología y Sexología para tod@s

El poder de los afrodisíacos



¿Quién no ha escuchado nunca que el chocolate aumenta el apetito sexual? Entonces... si tomo chocolate... ¿tendré de pronto unas ganas locas de sexo? ¿Qué hay de cierto en esto?

La palabra "afrodisíaco" deriva de Afrodita, la diosa griega del amor. Cuenta la mitología que Afrodita era la hija de Urano, quien tuvo una intensa lucha con su hijo Crono y como consecuencia de esa lucha los órganos sexuales del padre cayeron al mar. Esos órganos caídos al mar eyacularon el esperma que al ser agitado por las olas fertilizó la espuma marina y engendró a la diosa Afrodita.

Al margen de esto, encontramos desde tiempos remotos menciones sobre los afrodisíacos, entendidos como aquello que excita o estimula el apetito sexual. Encontramos en la historia que se utilizaban como afrodisíacos los testículos de animales como el toro, por su naturaleza fiera y fuerte, como signo de potencia sexual. También se utilizaban alimentos como el marisco, especias, algunos frutos,... (todos ellos relacionados con los genitales (ostras, almejas, melocotones, cocos, etc.). En la actualidad la mayoría de afrodisíacos que se utilizan son plantas como el apio, el jengibre o el azafrán.

Aquí va una lista de los productos más característicos del mundo afrodisíaco:

- Manzanas: fruto del deseo y la pasión, fruto de Afrodita.

- Uvas: placer, fertilidad, vino (diversión y desinhibición).

- Plátano: símbolo fálico por experiencia (el pene).

- Melocotón: representación del genital femenino (textura suave, su color,...).

- Fresas: consideradas como pezones de fruta.

- Higo: alimento sagrado asociado con el amor y la fertilidad en la Antigua Grecia.

- Chocolate: su ingesta aumenta la liberación de endorfinas (hormonas de la felicidad).

- Café o té: estimulantes que te ponen en marcha.

- Miel: gran poder energético y sexual ("luna de miel").

- Pistachos: costosos y difíciles de conseguir.

- Trufa: considerado "testículo de la tierra" con coste elevado.

- Hierbas aromáticas: albahaca, anís, azafrán, canela, curry, jengibre, menta, mostaza, perejil.

- Plantas medicinales: cilantro, melisa, estramonio.

- Otras plantas: jazmín, rosa, vainilla, regaliz, clavo y ylang ylang o flor de cananga (en perfumes, aceites para masajes,...).

- Ostras: semejanza con el órgano sexual femenino.

- Marisco en general: almejas, mejillones, erizos, ...

- Caracoles: los egipcios lo consumían para aumentar su vigor sexual.

- Vulva de oveja y ubres de vaca: consumidas por mujeres.

- Testículos de animales: consumidos por hombres.

- Ginseng: planta considerada como estimulante asiático.

- Maca: planta de origen peruano. Los guerreros la utilizaban antes de las batallas.

Esta es una "pequeña" lista, pues el número de productos considerados como afrodisíacos puede ser interminable. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? ¿Consumir tales productos hace que aumente el deseo sexual? Son muchos los científicos que han intentado dar respuesta a esta cuestión. Por ejemplo, referido al chocolate, Brewer, científica del Queen Elisabeth Hospital Norfolk (EEUU), encontró que el chocolate tiene tal textura, aroma y sabor que al meterlo en la boca, las terminaciones nerviosas de los labios, nariz y lengua reciben una información capaz de producir endorfinas, que repercuten en la sensación de euforia y en el bienestar anímico de las personas.

Pero, ¿el chocolate en sí aumenta el deseo sexual? ¿los efectos químicos que su ingesta produce a nivel cerebral potencian ese deseo? Aunque resultados de investigaciones como la de Brewer parezcan explicar la mejoría del comportamiento sexual de las personas, la mayor parte de investigadores son más partidarios de considerar que el vínculo entre alimentos y deseo sexual es más psicológico y no fisiológico. Es nuestro cerebro el mayor afrodisíaco, son las ganas, la predisposición al deseo sexual.

Si yo pienso que tomando chocolate voy a tener mayor deseo sexual, tomaré chocolate y tendré más deseo, puesto que mi predisposición es esa: tomar chocolate porque creo que así voy a tener más ganas (mi cerebro se lo cree y actúa en consecuencia).

"La imaginación es el mejor afrodisíaco""

Daína Chaviano

#afrodisíacos #deseo #deseosexual

© 2020 Propiedad de Sonia García Psicóloga

Psicóloga y Sexóloga en Madrid y online

687 16 01 00

sgarciab@cop.es

  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono social Pinterest