El Blog de Sonia García

Psicología y Sexología para tod@s
  • Sonia García Barbera

¿Qué temas de conversación hay que evitar en reuniones familiares navideñas?



Tenemos las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina y los (re)encuentros familiares también. Si no queréis que en lugar de villancicos en vuestras comidas y cenas familiares suenen discusiones y reproches, tomad nota de las vuestras respuestas a esta pregunta curiosa. Habéis participado 40 personas y casi todas habéis coincidido en los mismos temas polémicos a evitar. ¡Gracias por vuestra participación!

Las coincidencias en vuestras respuestas ponen de manifiesto que tenéis bastante claro cuáles son los temas a evitar en las reuniones familiares navideñas. Probablemente muchos de vosotros habléis desde la experiencia, pues que levante la mano aquella persona que no haya vivido alguna situación incómoda en estas reuniones en las que a veces el cava para brindar no ayuda mucho a mantener la lengua en su sitio. Antes de que los langostinos empiecen a sobrevolar las mesas en plena Nochebuena, veamos cuáles son los temas que tendríamos que evitar, según vuestras respuestas, en estos encuentros familiares.

Ranking de temas a evitar:

5. Trabajo

El puesto cinco lo ocupa el trabajo. Hablar de trabajo puede estar bien y puede dar lugar a conversaciones más extensas, pero también puede ocasionar malestar en aquellas personas que tienen problemas en su trabajo o que se encuentran en búsqueda activa de empleo y desafortunadamente no lo encuentran. Me contáis algunas personas que incluso muchas veces se puede utilizar el tema del trabajo para presumir de lo bien que le va la vida laboralmente de ascenso en ascenso a unos mientras que otros están ahí, “conformándose con su puesto de trabajo o sin progresar en la vida”. Para ahorrar disgustos, dejemos el trabajo fuera de los eventos familiares en estas fechas.

4. Sexo

El sexo lo habéis colocado en cuarto lugar. Sí, hablar de sexo es positivo y hablar sobre ello hace que el tema deje de ser tan tabú, pero hay que saber cuándo y cómo se habla de sexo y, desde luego, la comida familiar de Navidad igual no es el momento más adecuado. ¿Por qué? Porque si se hablara de temas generales e impersonales, no habría problema, pero si se trata el tema para ver qué hermano “moja” más, a quién le suele doler más la cabeza a la hora de irse a la cama o cuáles de los sobrinos tiene más experiencia sexual, creo que sobra que diga que estos temas de conversación no serían los más acertados en este tipo de reuniones familiares. Algunas personas pueden sentirse incómodas y ya no hablemos si son preguntas dirigidas y específicas a alguien. Y si no quiere contestar, ¿qué pasa? Se está poniendo a la persona en un aprieto y, conteste o guarde silencio, va a ser motivo de, como mínimo, un chascarrillo.

3. Fútbol

En el puesto número tres encontramos un tema tan universal como el fútbol. ¿En serio que nadie se ha sentido incómodo en un encuentro familiar cuando han empezado a discutir acerca del penalti no pitado en un partido de hace dos semanas? Y digo yo, ¡qué necesidad! Cada persona tiene su opinión clavada en sus entrañas y difícilmente va a modificarla por mucho que se intente razonar, así que ahorraros tiempo y disgustos y que el fútbol sea tema tabú.

2. Política

Llegamos a unos de los TEMAS en mayúscula. Política. Diferencias de pensamiento acerca de la política ha hecho en estos últimos años que parejas se hayan roto, que familiares hayan dejado de hablarse y que amigos ya no lo sean. En cuanto a política, cada persona tiene sus pensamientos, ideas y opiniones y las comidas y cenas familiares no son el sitio para expresarlas. Mucho menos en este momento en el que el tema de la política es un tema especialmente sensible. No todo el mundo es tolerante a opiniones diferentes a las suyas. Recuerdo cómo he trabajado en el despacho el terror a los encuentros familiares por si en ellos se ponían a hablar de política. Igual que con el fútbol, como una de las personas que han participado apuntaba, hablar de política puede convertirse en toda una guerra familiar. Innecesario. A comer turrones y dejaos de política.

1. Familia

He aquí el “top” de los temas conflictivos: la familia. ¿No os resulta paradójico que el tema a evitar con mayor contundencia en reuniones familiares sea el tema de la familia? Que cada cual saque sus conclusiones. Lo cierto es que, cuando me decís que hay que evitar hablar de la familia os estáis refiriendo a hablar, dentro de la familia, de temas polémicos como pueden ser conflictos internos dentro de la familia o de temas tristes como puede ser recordar con insistencia a familiares fallecidos. Cualquiera de estas dos situaciones se dan con mucha frecuencia. Cuñados que no se llevan bien, tiras y afloja entre primos, indirectas de la suegra y un sinfín de situaciones incómodas que no son necesarias porque, de ocurrir, se puede armar la marimorena (y nunca mejor traído). Además, si hay un conflicto familiar de antes, es muy improbable que vaya a solucionarse en este tipo de encuentros, a no ser que os dejéis envolver de verdad por la magia navideña. Por otro lado, mencionar constantemente a ese familiar que ya no se encuentra entre vosotros puede hacer que la velada se empañe de una tristeza que no permita disfrutar del encuentro familiar. Está claro que todas las personas que estáis en la mesa os estaréis acordando de esa persona, pero no es necesario decirlo a cada rato. ¿No estáis de acuerdo conmigo? Tenéis todo el derecho a no estarlo y vuestras razones tendréis, por supuesto.

Y hasta aquí el TOP 5 de los temas a evitar en las reuniones familiares navideñas. La verdad es que no puedo estar más de acuerdo con vosotros y, si nos quedamos con sexo, política y fútbol, estos tres formarían parte del ranking de los temas a evitar en una primera cita amorosa. ¿Os parece casualidad? No lo creo. Estamos hablando de temas que generan mucha polémica y que pueden dar pie a entrar en discusiones acaloradas que no van a llevar a ninguna parte y lo único que vamos a sacar claro de esa cita o reunión familiar es que no vamos a tener muchas ganas de repetirla, además de estropear la presente.

A estos cinco yo añadiría otros cinco más, para crear el TOP 10, basándome en mi experiencia en consulta pero también en la personal:

10. Ex parejas

Resulta que tu primo/tío/quien sea este año viene sin su pareja a la comida de Navidad porque ya no tiene pareja, es decir, han roto. ¿Os parece bien aprovechar ese día para preguntar por la ex pareja o por la ruptura? Tal vez esa persona sigue en proceso de duelo, no se lleva bien con su ex y/o lo está pasando mal y no hace falta que se lo recordéis.

9. Dinero

El tema del dinero es otro de esos temas polémicos donde los haya. Que si “tú ganas más que yo”, que si “éste sí que se lo monta bien y se está haciendo rico” o que si “deja de gastarte tanto dinero en viajes y dedícate a ahorrar para cuando vengan las vacas flacas”. Y ya no os cuento si algún familiar le debe dinero a otro por un préstamo o por lo que sea, pues sacar esto a relucir durante la cena no aporta nada bueno. Dejad este tema fuera de vuestro encuentro familiar.

8. Educación de los hijos

¿Por qué a bastante gente le chifla meterse en la educación de los hijos de otras personas? “Si pasara una semana conmigo le quitaba rápido esa costumbre tan fea”, “Los niños no tienen que tomar chocolate a partir de las seis de la tarde”, “Con su edad ya te había enseñado yo a ti a comer solo”. A ver, los límites y normas de cada niño los ponen sus padres, madres y/o tutores legales, de modo que, dejemos que cada persona eduque a sus hijos y simplemente respetemos esos límites. Si no os piden opinión, no la deis, puede molestar. Imaginaros una cena familiar en la que todo el mundo le está diciendo a una madre o a un padre como tiene que educar a su hijo o a su hija. No os alteréis, si necesita ayuda, os la pedirá, mientras tanto, respetad su decisión de no pedir opinión.

7. Religión

Como ocurre con la política, el fútbol y el sexo, la religión debe ser un tema prohibido en estos encuentros familiares. Sí, puede ser también paradójico que en unas fiestas de carácter religioso no se hable de religión. Pensad que no en todas las casas se celebra la Navidad con la misma connotación religiosa y que no todo el mundo comparte las mismas ideas sobre este tema, así que, ¿para qué entrar en polémica? Seguid con los turrones.

6. Los “¿Y para cuándo?”

Habéis leído este punto y se os han venido a la cabeza la retahíla de para cuándos que habéis tenido que sufrir.

“¿Y para cuándo te echas novia?”, ¿Y para cuándo la boda?”, ¿Y para cuándo os compráis una casa?”, ¿Y para cuándo un bebé?”, ¿Y para cuándo la parejita?”, ¿Y para cuándo acabas la carrera?”, ¿Y para cuándo el carné de conducir?”, ¿Y para cuándo te cortas el pelo?”. “¿Y para cuándo…?” todos ellos seguidos de un “que ya es hora”. “Y-parad-ya”. ¡Qué agobio! ¿Esto es una cena o un interrogatorio? Dejad de hacer tantas preguntas. Cuando tenga pareja ya lo contará (o no, para que no sigáis preguntando), cuando se case (si es que se quiere casar) os lo dirá, cuando vaya a tener hijos (si es que quiere tenerlos) también, y así con todo. ¿No sois conscientes de que este tipo de preguntas generan presión y un sentimiento de incomodidad a quien las recibe? Relax, por favor, y disfrutad de la comida.

¿Añadiríais algún tema polémico más a evitar? Con este listado queda más que claro que todo tema conflictivo o susceptible de serlo tendrá que ser añadido a la lista negra de temas a evitar en reuniones familiares navideñas si no queréis que os sienten mal los mazapanes o que se queden a medio comer. Tenéis multitud de temas de conversación de los que hablar que no impliquen polémica ni incomodidad para tener encuentros familiares en paz y en armonía. Sólo tendréis que echarle imaginación y creatividad.

Y con esto cerramos la sección de La Pregunta Curiosa en este año 2018. A partir de enero volveré con nuevas preguntas para curiosear vuestra opinión sobre cosas interesantes y después reflexionar sobre ello para que tengan algún tipo de utilidad en nuestra vida cotidiana.

Mientras tanto, os dejo aquí el enlace a otras publicaciones sobre el tema de las fiestas navideñas en familia con recomendaciones para que todo vaya bien o que al menos no se diga que habéis puesto todo de vuestra parte.

- Cómo sobrevivir con éxito a las cenas familiares navideñas

- La Zona Psicosexual: Navidad, parejas y sexo

Y, si estas fiestas echáis de menos a las preguntas curiosas, podéis acceder aquí para ver si os habéis perdido alguna o refrescar información.

¡Que tengáis unos felices encuentros familiares navideños en paz y armonía!


© 2020 Propiedad de Sonia García Psicóloga

Psicóloga y Sexóloga en Madrid y online

687 16 01 00

sgarciab@cop.es

  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono social Pinterest