El Blog de Sonia García

Psicología y Sexología para tod@s
  • Sonia García Barbera

¿Has puesto nombre o apodo a tus genitales o a los de tu pareja?



¿Estáis de acuerdo conmigo en que la en muchas ocasiones nos encanta poner un nombre original a las cosas? Y no un nombre cualquiera, sino uno que no es el propio y es más bien un apodo. Pues sí, con los genitales suele pasar lo mismo.

En esta ocasión hemos curioseado sobre si le habéis puesto nombre a vuestros genitales y/o a los de vuestra pareja y, de ser así, con qué nombres os referís a ello. He de decir que vuestras respuestas han sido, cuanto menos, originales.

Gracias a las 53 personas que habéis participado, ¡sin vuestras respuestas esta sección no tendría sentido!

Entonces, ¿le ponéis apodo a los genitales o no? Vamos a ver vuestras respuestas:

La gran mayoría (un 89%) habéis confirmado que , que ponéis nombre a vuestros genitales o a los de vuestra pareja frente a un porcentaje menor que habéis comentado que no (11%). Estos datos van en la línea de lo que comentaba anteriormente de ese empeño en poner nombres personalizados a (casi) todo.

Poner apodos a los genitales es señal de jugueteo erótico, una forma de fantasear y jugar a nivel verbal tanto con la pareja con el cuerpo de uno mismo, pudiendo ser los apodos desde cariñosos hasta muy picantes. Cuando se trate de los genitales de la pareja y siempre que a ésta no le moleste, será aceptable, pero si a la pareja le molesta, será mejor desechar los apodos y quedarse con sus nombres de verdad: vulva y pene. De hecho, hay veces que la gente pone apodos a los genitales porque no están familiarizados con sus nombres reales por el hecho que desde la infancia no suelen llamarse por su nombre (por ejemplo, solemos escuchar más colita o rajita que pene o vulva). Decir pene o vulva no es pecado, sino que es llamar a cada cosa por su nombre. Probad a decirlo: pe-ne, vul-va. ¡No pasa nada!

¿Qué nombres originales o apodos les ponéis a vuestros genitales?

Hay varias personas que han contestado sí pero han preferido guardar en intimidad esos apodos puesto que, a pesar de que las respuestas son anónimas, no le tiene por qué apetecer a todo el mundo compartirlas. Pero como hay otras muchas personas que sí lo han compartido, veamos vuestras respuestas curiosas:

Apodos para vulvas: Casita, Chichi, Peseta, Cthulhu, Sophie, Piña, Manuela, Conejito, Pepe, Mr. Potato, Macarena, Champiñón, Pistacho, Puchi, Bollito, Albaricoque, Fresita.

Apodos para penes: Burrito, Pichu, Gladiador, Federico, Tito, Tu amiguito, Perico, Trompa, Currito, Batuta, Popi.

¡Cuánta creatividad erótica! Agradezco un montón que hayáis compartido con todos nosotros esta parte de vuestra intimidad sexual.

Para terminar, está claro que vuestro imaginario erótico es muy amplio y que detrás de cada apodo habrá una historia muy interesante y que os divertiréis un montón hablándole a los genitales. ¿Me equivoco? ¡A fantasear!


© 2020 Propiedad de Sonia García Psicóloga

Psicóloga y Sexóloga en Madrid y online

687 16 01 00

sgarciab@cop.es

  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono social Pinterest