El Blog de Sonia García

Psicología y Sexología para tod@s

Diez errores a evitar en las relaciones de pareja


Las relaciones entre personas son un mundo complejo y cuando además median los sentimientos la cosa puede complicarse más.


No existe el manual perfecto y exacto de cómo llevar una relación de pareja, pero sí sabemos que la comunicación y el respeto son dos pilares fundamentales. Una relación amorosa en la que se dan dificultades en la comunicación (por error u omisión) y/o no hay respeto no parece que vaya a llegar a buen puerto y si llega solo llegará al puerto pero con el barco en no muy buenas condiciones.


Puesto que cuando estamos en una relación de pareja nuestro deseo es que fluya y sentirnos bien en dicha relación, hay que tener en cuenta ciertos errores que se cometen en las relaciones de pareja para tratar de evitarlos:


1. Asumir que nuestra pareja es adivina. Por mucha complicidad y años que llevemos juntos hay que asumir que de una vez que nuestra pareja no es adivina, no nos lee la mente y no sabe lo que pensamos o estamos esperando si no se lo decimos o pedimos. El amor no da poderes adivinatorios pero la comunicación sí genera gratificaciones y evita frustraciones.


2. No ser claros en nuestras peticiones. Si le pedimos a nuestra pareja algo de forma difusa, indirecta o enrevesada corremos el riesgo de que nuestro mensaje no llegue tal como lo deseamos y seguidamente podemos entrar en el punto 1. Pedir las cosas con asertividad y claridad es mucho más efectivo.


3. Entrar en bucle con temas irresolubles. La creencia de que todo conflicto en pareja debe ser hablado y solucionado de inmediato es un tremendo error. Por supuesto, hay que dialogar y resolver conflictos en pareja pero nos guste o no, no todo tiene solución y hay temas en pareja que por mucho que se hablen no se van a resolver y solo van a crear una situación tensa en la pareja objetivamente para nada. Si en vuestra relación hay uno o más de estos temas llegad al acuerdo de que no lo vais a tratar más a no ser que sea un asunto vital y totalmente necesario. Tal vez necesitéis ayuda profesional para ello.


4. Discutir por WhatsApp. La cantidad de malentendidos que se producen al día con la comunicación vía WhatsApp es importante. Imaginad esto aplicado a las discusiones con el fervor del momento. WhatsApp o cualquier otra app o red social de mensajería instantánea no es la mejor opción para discutir algo con nuestra pareja. Con estos mensajes perdemos la comunicación no verbal, tan necesaria (o más) que la verbal. Cuando veamos que estamos a punto de entrar en polémica por este medio es más acertado que pidamos a nuestra pareja aplazar la conversación para otro momento y hacerlo de forma presencial.


5. Convertirnos en un pack indivisible. Está bien compartir tiempo, ocio y actividades, pero también es imprescindible respetar espacios individuales de cada miembro de la pareja. Sirve como oxigenación en la relación y cumple una función indispensable en nuestro desarrollo y crecimiento personal como seres independientes.


6. Acomodarse en la monotonía. Desde luego no puede mantenerse de forma indefinida la cantidad de energía que se invierte en la relación en sus inicios, pero acomodarse en la monotonía no es una opción si no queremos pasar a ser compañeros de piso. Mantener la chispa de la relación encendida necesita de novedad y de implicación por todas las partes.


7. Asumir que tenemos que sentir el mismo deseo sexual. El deseo de cada persona es diferente e incluso una misma persona experimenta cambios en su deseo debidos a múltiples factores (hormonas, estado de ánimo, cansancio, etc.) y creer que tenemos que tener el mismo deseo no tiene sentido. Si nos preocupa este tema estaría bien que comunicáramos a la pareja tal preocupación.


8. Hablar mal de la familia política. Nuestra pareja puede decir y expresarse con nosotros como desee de su familia de origen, pero nosotros no. El decir “tu madre es una tal” o “tu hermano me tiene hasta allá” no aporta nada a nuestra relación y sí puede generar daño emocional a nuestra pareja. Si hay algo de la familia política que nos molesta se lo podemos decir a nuestra pareja desde el respeto. Por ejemplo: “Me siento muy triste cuando tu madre hace este tipo de comentarios”.


9. No hablar del reparto de tareas del hogar. La hoja con el reparto de tareas pegada en la puerta de la nevera debería ser obligatoria en todas las casas. Con la elaboración de este documento cada persona sabe lo que tiene que hacer y no vale decir “es que no me has dicho lo que tenía que hacer” porque ya está establecido de antemano. Cumplir dicho reparto ahorraría una gran cantidad de discusiones y malestar.


10. Tomar de forma individual decisiones que afectan a la pareja. Antes de aceptar un plan que nos afecta a ambos debemos compartirlo con nuestra pareja y no decidirlo de forma individual. Si hay que realizar un gasto que afecta a la economía de la pareja también. En las decisiones que afectan a ambos hay que actuar como equipo o una de las partes puede considerar que no pinta nada en la relación porque no tiene voz ni voto.


¿Os habéis identificado con uno o más de estos errores? Tratad desde ya trabajar en su solución y si os cuesta podéis pedir cita en terapia de pareja. En mi consulta trabajo en estas problemáticas a diario, contactad conmigo si lo necesitáis.

© 2020 Propiedad de Sonia García Psicóloga

Psicóloga y Sexóloga en Madrid y online

687 16 01 00

sgarciab@cop.es

  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono social Pinterest