El Blog de Sonia García

Psicología y Sexología para tod@s

¿Qué es la fobia social?

Actualizado: may 4



¿Qué es la fobia social? Se trata de un miedo persistente y acusado a situaciones sociales, como, por ejemplo, hablar en público o mantener una conversación con un conocido, por miedo a que puedan resultar embarazosas. Esto hace que la presencia de tales situaciones produzca una respuesta inmediata de ansiedad. En consecuencia, en la gran mayoría de ocasiones, las personas, que por naturaleza somos intolerantes al malestar, buscamos diferentes vías para no exponernos a tales situaciones, llevando a cabo conductas de escape, si ya estamos inmersos en esa situación, o de evitación, cuando no damos lugar a que ocurran.

Por ejemplo, imaginemos que he quedado con mis amigos y voy de camino sentada en el metro. Me quedan todavía 4 ó 5 paradas para bajarme. En ese momento, comienzo a sentir cómo mi corazón late más rápido y a tener la sensación de que me falta el aire. También empiezo a notar una fuerte presión en el pecho y mucho calor. Además, se me pasan por la cabeza pensamientos que implican una evaluación negativa por parte de las personas que me rodean como, por ejemplo, ``seguro que piensan que tengo algún problema y por eso me miran tanto´´ o ``están pensando que estoy haciendo el ridículo aquí sentada esperando´´. Ante el malestar que esa respuesta intensa de ansiedad me está produciendo, me bajo rápidamente en la siguiente parada, alejándome del foco de estimulación aversiva que ha disparado mis niveles de ansiedad, que en este caso sería el vagón del metro. Según este ejemplo, estaría llevando a cabo una conducta de escape que permite que mis niveles de ansiedad se reduzcan drásticamente en muy poco tiempo. De esta manera aprendo que, ante una situación temida, mi cuerpo responde con una respuesta de ansiedad que solo hace que cada vez me sienta peor y, en consecuencia, que para dejar de experimentar ese malestar que solo va a más es necesario que abandone tal situación. Este aprendizaje es muy importante, ya que está estrechamente relacionado con una acusada ansiedad anticipatoria, que aparece antes de que el individuo deba afrontar una situación temida y genera pensamientos atemorizantes sobre tal situación y sobre la propia ejecución del individuo en cuestión. Generalmente, esto conduce a otra estrategia que nos lleva a hablar de la evitación. Siguiendo con el ejemplo anterior, hablamos de evitación si al organizar el plan con mis amigos, decido salir antes de casa e ir andando hasta el sitio en el que hemos quedado en lugar de coger el metro. Así, consigo no exponerme a la situación temida, que, en este caso, nuevamente sería el metro, y evito tener que experimentar esos niveles de ansiedad tan elevados e intensos.


Pero ¿por qué aparece ese malestar? Esto es debido a la aparición de pensamientos negativos y preocupaciones constantes que giran en torno al qué dirán o cómo me verán los demás, que van acompañados de síntomas similares a los anteriormente mencionados, y que están presentes en las respuestas de ansiedad. Algunos de ellos pueden ser palpitaciones, sudoración, temblores, tensión muscular, enrojecimiento…


Sin embargo, no debemos confundir la fobia social o trastorno de ansiedad social con la ansiedad o evitación transitoria de algunas situaciones sociales, que suele ser frecuente en algunas etapas de la vida como la infancia o la adolescencia. Solamente hablamos de fobia social o trastorno de ansiedad social cuando el malestar se vuelve muy intenso, lo que produce una interferencia significativa en la vida y en los objetivos de la persona que lo experimenta. Además, la intensidad del trastorno y sus consecuencias en la actividad de la vida diaria quien lo padece, dependerá en buena medida de los acontecimientos vitales estresantes y de las exigencias sociales propias del entorno en que se encuentre. Por ejemplo, la fobia social puede disminuir hasta prácticamente desaparecer en el caso de una persona que siente temor por las citas con las chicas cuando finalmente se casa, y volver a aparecer con toda su intensidad si se rompe tal relación.


Podría atreverme a afirmar, que casi todas las personas hemos sentido en algún momento vergüenza, miedo a hacer el ridículo o no nos hemos atrevido a decir lo que pensábamos en alguna situación social. Igualmente, todos hemos conocido alguna vez a alguien que se desenvuelve muy bien cuando habla con los demás, que parece seguro de sí mismo y que ``cae bien´´ casi sin quererlo. ¿Esto por qué ocurre?, ¿nacemos así? No, todas estas características no son innatas, ya que nuestro estilo de comunicación, y el cómo nos relacionamos, se ve influido por numerosas variables y experiencias que suceden a lo largo de nuestra vida. Algunos ejemplos pueden ser el lugar en que nacemos, si tenemos o no hermanos, las vivencias que hemos experimentado durante nuestra infancia, si nos han reforzado o castigado unos u otros comportamientos… Esto significa que, si bien es cierto que hay personas que parecen haber tenido los factores personales y del entorno que han facilitado sus relaciones con los demás, esto no juega un papel determinante, dado que en el caso de aquellas personas que han nacido sin ese ``talento´´, se puede aprender, cambiar o mejorar estas variables. Esto es posible porque los factores que han configurado nuestro estilo de relación se encuentran en la base de un proceso de aprendizaje social. Y la forma de hacerlo consiste en volver a pasar por los mismos elementos con las mismas variables y factores, que de manera natural van generando ese aprendizaje mediante la observación, la imitación, la práctica… hasta que, por repetición, pasan a formar parte de nuestro repertorio.


Espero que este artículo sobre la fobia social os haya parecido interesante, y si enfrentarte a diferentes situaciones sociales te genera malestar, o simplemente te gustaría aprender a desenvolverte mejor, no dudes en consultar con un profesional pidiendo tu primera cita con nuestro despacho aquí.



Esther Sánchez

Psicóloga Sanitaria colaboradora en

el Despacho de Psicología Sonia García

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo